viernes, 4 de enero de 2019

El cuerpo del delito

Hola lectores. Ya sé que he abandonado durante mucho tiempo el blog, pero espero poder volver a centrarme en él este año. 

El libro que voy a comentar a continuación me costó muchísimo leerlo, lo empecé en 2017 y tuve que dejarlo porque no me enganchaba absolutamente nada. Volví a cogerlo a finales de 2018, porque tengo una manía, si empiezo un libro tengo que acabarlo. No es un libro muy grande, pero aun así me ha llevado más de 3 meses leerlo.

A mí me encantan las novelas policíacas, todo lo que tenga misterio y suspense me atrapa enseguida, por eso decidí comprar este libro cuando lo vi en una tienda de segunda mano.

La historia comienza con la muerte de una famosa escritora, su muerte y todas las que sucederán a continuación están envueltas en una nube de misterio. La Dra. Kay, junto con la policía, investiga los crímenes en busca del asesino, aunque no les será fácil dar con él.

Hasta aquí bien, el argumento principal parece el típico de una novela del tipo que me suelen gustar y enganchar. El problema, en mi caso, ya que he leído muchas reseñas positivas sobre este libro, es que se centra demasiado en la psicología de los personajes y apenas hay acción. Son 17 capítulos en los cuales se describe detalladamente tanto externa como internamente a cada uno de los personajes que se van sucediendo y eso, en mi caso, hace que pierda el interés en la novela ya que se me hace lenta y pesada. Hasta el capítulo 14 más o menos no empieza a haber acción como tal, y en 3 capítulos todos los misterios se desentrañan de una manera demasiado precipitada para mí.

Por eso, en mi opinión, no volvería a leer este libro, y no sé si le daré la oportunidad a otra novela de esta misma autora. El argumento de la novela es muy interesante, pero la manera de desarrollarlo no me ha enganchado en absoluto. Esperemos que el próximo libro que comience a leer me deje un mejor sabor de boca.